MENÚ
  ·  1.- EL PUEBLO EN QUE NACI
  ·  2.- ENLACES VER MAS FOTOS
  ·  3.- ENVIA TUS FOTOGRAFIAS
  ·  4.- PLANO Y VIDEO
  ·  5.- SERVICIOS
  ·  6.-MAS VIDEO
  ·  7.- JUEGOS Y JUGUETES 60s
  ·  8.- GIFS DE APELLIDOS
  ·  9.-RECUERDO AMALGAMA GRUP
  ·  10.- DE CINE Y PALOMITAS
  ·  11.- 250 AÑOS AQUI
  ·  12.-BANDA DE MUSICA
  ·  13.- BEATRIZ DE PADILLA
  ·  14.- EL ARTE EN LA SOMBRA
  ·  15.- MEMORIA VIVA
  ·  16.-¿Y TU DE
QUIEN ERES ?
  ·  17.-DESDE MUY
ADENTRO
  ·  Álbum de Fotos
  ·  Foro
  ·  Weblog
  ·  Mapaweb (TE AYUDA )
  ·  ARCOBRIFORO
  ·  ESTADISTICA COLABORACION
  ·  Calendario
  ·  Libro de Visitas
CLUB DE AMIGOS
  ·  Únete al club
  ·  Ver lista de amigos
 
ZONA CREADA POR
  ·  rirolro
 Páginas vistas 45731
  ·  Recomendar esta zona a un amigo
LA WEB ARCOBRIGENSE

 

Pincha la fotografía











 














                                                               

DE CÓMO SE INSTALA EL CINE EN ARCOS DE JALON:

 

En 1921 se inaugura la "Sociedad de Baile Arcobrigense", detrás de la Iglesia de la Plaza Mayor.

 

En 1924 se inaugura el "Casino Arcobrigense", y se traslada a este la "Sociedad de Baile" habilitándose la parte baja del casino como zona para baile y espectáculos.

Y es aquí cuando se crea el "Cinema Arcobrigense".

 

En 1944 la "Sociedad de Baile" pasa a su ubicación actual en la "Pista Rosalar".

 

En este periodo de 1924 al 1950 el "Cine Arcobrigense" es llevado por:

 

 


·         Pepe Luciano

 

·         Juan Flores

 

·         Luis Miranda

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El "Cine Arcobrigense" era de los de sillas movibles y abatibles de madera y palcos, necesarias las primeras para convertir la sala en baile.

 

 

En 1950 el "Casino Arcobrigense" vende la parte baja a Artemio y Félix Álvaro que le pondrían el nombre de "Cine Lux".

 

En 1958 la familia "Maroto" inaugura el "Cine Numancia".   Con una capacidad para 769 personas:

 

 

·         600 butacas abatibles de patio, en madera y la tapicería en panilla roja

 

·          124 butacas abatibles de Gallinero , en madera

 

·          44 butacas abatibles tipo Club, en madera y la tapicería en panilla roja





 


Poco después el "Cine Lux" se remozaría eliminando palcos y asientos de madera por asientos tapizados y fijos con una capacidad similar a la del "Cine Numancia".

HORARIO DE CINE EN LOS 60'S:

 

En los años 60's las sesiones de los cines eran:
 

·         Sábado-------19:00; 21:00; 23:00

 

·           Domingo-----16:00; 19:00; 21:00; 23:00  

 

·           Lunes--------19:00 (repetición película del Domingo)

 

·          Jueves--------19:00


HISTORIA DE UN DIA DE CINE EN LOS 60'S:

  


Es sábado y hemos tenido colegio por la mañana, por la tarde a los juegos de la plaza, a las casutas o al naipe y a pensar que hacer el domingo.

Dice uno: ¡macho, he visto al Alberto del NUMANCIA poniendo las carteleras en frente del "Alto en el Camino" y ponen la peli de  EL CID!. 

Responde otro: ¡pues en las del "Benigno" estaba el Felix del LUX poniendo las carteleras de MURIERON CON LAS BOTAS PUESTAS!

Se decidia la película con mas o menos polémica y se quedaba para la mañana del domingo.

Por la noche después de cenar , si no hacia buen tiempo, a dar un repaso a los tebeos cambiados de la semana, lo de la televisión aún estaba en pañales para muchos.

 






 




















Por fin es domingo,  nos despierta  la voz del "Tani" gritando "el churrero", media vuelta y un toque de orejas al hermano que tienes al lado para ver si se ha despertado.

Después de remolonear un rato, ¡hala! a por el café con leche y la porra o la tostada frita en aceite. 

Seguido, un buen lavado de todo el cuerpo a esponja y jabón, muda limpia, la ropa de los domingos, los zapatos relucientes, la propina y a buscar a los amigos o encontrarte con ellos en misa.

Los catequistas a los bancos del altar mayor con Doña Amparo y Don Eliseo. Los medianos y mayores donde quisieran.

Subíamos al coro y también al campanario cuando estaba abierta la puerta que comunicaba con este.

Si llegábamos antes del último toque de campanas, le ayudábamos al monaguillo a tañirlas.

También subían chicas al coro, alguna buscando al que le hacia "tilín" mirando de soslayo y hacia atrás  desde los primeros bancos.  Los chicos a nuestra manera hacíamos lo mismo.

 






 


























Terminada la misa a pedir la propina a los tíos y padrinos a cambio de unos besos y rápido  a la "Tía Pilar" a comprar las golosinas y no hacer cola:

   - un cucurucho de pipas saladas a granel,
      más tarde  serian bolsas (De la Cruz, 
      Facundo, Churruca, etc) o KiKos

   - pastillas de nata , supositorios  de regaliz

   - regaliz rojo y negro, cigarrillos de chocolate

   - tubos o sobres de sidral, nubes o esponjas

   - chicles Bazoka (Joe), Dunkin y Cheiw

   - Chupa-Chups, Piruletas y Chiflos de caramelo

   - pastillas de leche de burra y juanolas

   - Golosinas de todas las formas, colores y sabores.

 


























Una vez solucionada la intendencia de la mañana, había que comprar las entradas en las barras de los bares "Numancia" y "Lux", para poder coger una fila decente, pues los cines se llenaban todas las tardes.

Si ibas bien de dinero o estaban tus padres cerca te podías tomar un refresco en los bares, y si no, pedías un baso de agua para apagar la sed que te estaban produciendo las golosinas que te habías comido.

"Ostras", vamonos que es la hora de comer.....

¡Oye después de comer en la Plaza o me pasas a buscar!

La tarde la pasabas haciendo el "gamba" con los amigos y un poco antes de empezar la sesión de cine te ibas a alguno de los siguientes lugares:

 



























- La pastelería del Ramiro, en frente del Bar
  Tranvía, donde comprabas una torta de merengue
   para comer en el cine y un sobre de cromos del
   álbum "Vida y Color".

- La acera de la "Textil", en frente del CINE
  LUX, donde se ponía el " Chofer", conductor del
  coche de línea a Soria, a vender golosinas
  y juguetes baratos; como mínimo acababas
  comprándote "la caja sorpresa". Aquí también se
  ponía la .................., dependiendo de la época de
  tus recuerdos.

Todo esto podía llevar la variante del "bocata" que te meterías entre pecho y espalda con un refresco comprado en el descanso de la "peli". La de la "fiambrera", cuando tu familia iba casi al completo al cine. O la de las palomitas de maíz saladas y dulces del CINE NUMANCIA, y las bolsas de "alcagüeses" pelados y almendras garrapiñadas del CINE LUX.

En 1952 y 1953 Rufino Marco hacia las labores de palomitero en el CINE LUX, vendiendo en los descansos caramelos, peladillas, pastillas de cafe con leche (cuatro a 1 Pts.), bolsas de cacahuetes
(a 1 pPts.),...etc, a los espectadores. Recuerdo que su padre fue más tarde portero del CINE NUMANCIA.

 

































 

Es la hora de entrar, ¡ostras!, que cola se le ha preparado a la "Julianilla" o al "Alberto" en un momento, que emoción cuando el portero te cortaba la entrada y pasabas a la antesala del propio cine, en ese momento sentías que habías entrado en un mundo mágico cuyo primer sentido atacado era el del olfato con el olor característico del desodorizante que en ambos se usaba. 

La antesala del CINE LUX remozado, tenía un friso rectangular a media altura con carteleras de la próxima película, dos estatuas vestales desnudas rematando en los extremos y unas fotografías de actores como John Waine y Richard Wizmark quedaban a la espalda, tambien era la zona de fumar con sus ceniceros en el suelo. Por la derecha se pasaba a un gran pasillo que conducía a los servicios, un poco antes de llegar a estos había una puerta de entrada a la sala de proyección.

La antesala del CINE NUMANCIA era inmensa, con unas impresionantes escaleras para subir al entresuelo y debajo de estas estaba la barra del bar. A la izquierda los aseos de las mujeres y a la derecha los de los hombres. En ésta y a ambos lados de la escalera contra la pared carteleras de las próximas películas.

 
































Tercer toque de timbre, butacas que se abaten, luces que se apagan, cortinas que se abren, el NO-DO y su música, siluetas en los pasillos. Una voz: ¡¡estamos aquí!!, nos mandan callar. El acomodador: ¡¡al que pille lo saco a la calle!!, se hace el silencio.

Los más pequeños sobre las butacas sin abatir están impacientes por que empiece la película.

Se acaba el No-DO, las luces se encienden, el tiempo parece que se alarga, nos giramos en la butaca, vemos ahora a las parejas de novios impacientes con cara de no haber roto un plato, en la fila de los mancos y algún rezagado mareando al personal para conseguir pasar a su butaca.

De nuevo las luces se apagan y las miradas y las cabezas giran hacia la pantalla.

La imagen de un gato animado tocando un acordeón y sus movimientos para conseguirlo nos hacen sonreír.

 






























Empieza la película, la música nos llama la atención, vamos leyendo la presentación del reparto de actores. Nos vamos metiendo en la película y algunos tanto que no paran de preguntar: ¿y ahora que va a pasar?, otros habían traspasado la pantalla y decían:  ¡¡dale otra!!, ¡¡cuida te vienen por detrás !! y en algunas ocasiones todo el público irrumpía en aplausos (con la llegada del 7º de caballería, la de los elefantes de Tarzan o la ayuda necesaria para los buenos cuando todo lo tenían perdido). ¿Y los lloros?. Que malo sabía cuando te pillaba el descanso y las lágrimas las tenias por las mejillas.

En la fila de los mancos se había vivido otra película y al llegar el descanso no había mejillas con lágrimas, sino más bien más sonrosadas que las del resto de los espectadores.

Se encienden las luces, ha llegado el descanso
los espectadores se levantan de sus asientos camino de la antesala del cine.

 



























El cambio de rollo de la película y el negocio exigian una parada a la mitad de la proyección donde se aprovechaba para tomarse unas palomitas y un refresco en la barra del BAR o ir al W.C., donde podías encontrar detrás de la puerta las famosas rimas del retrete:

- Tonto el que lo lea

-  Aquí se cag.. aquí se me.. y el que tiene tiempo se la ......

De nuevo el tercer toque de timbre, cada uno a su butaca, las luces se apagan y la proyección continua, se repiten algunas situaciones de la primera parte, y otras nuevas como los ronquidos del que se dormia y un corte inesperado en lo mejor de la película y los correspondientes silbidos de los más intransigentes, se había partido el rollo de la pélícula y tenian que arreglarlo.

Vuelta a empezar, se apagan luces, miradas al frente, y cada uno ensimismado con lo suyo hasta el THE END.

 






























Llega el "FIN", con sus títulos de crédito, su música, los visillos y las cortinas que se cierran, los murmullos del publico, las asientos golpeandose contra los respaldos. El público sale ordenadamente, los mayores hacen sus comentarios sobre la película, los críos se entrecruzan y adelantan a los padres. Las madres llaman a estos para ponerles los pasamontañas y las bufandas. Los chavales después de dos horas quietos e impacientes por imitar a sus ídolos salen disparados a la calle para hacer de:

- soldado yanqui incluido sonido ametralladora
 
- vaquero que va arreando la grupa del caballo y pegando tiros

- el sonido del los indios para comunicarse en las emboscadas (el día que aprendí el de lechuza, no separe las manos en toda la tarde)

- los gritos de Tarzán, los duelos de espadachines..etc.

Otros más mayores se quedaban con la parte principal de la bandas sonoras y salían  silbándolas, como:

- La Guerra de los Botones

- Los Cañones de Navarone

- El puente sobre el Rió Kwai

- El Día mas largo

















 


































Las chicas salen pensando en que mañana sorprenderán a sus amigas con la cola de caballo de Marisol y diciendo cosas como: que guapo estaba James Dean, quien lo pillara.

Las parejas de la fila de los mancos pondran en práctica los besos a tornillo Richard Burton y Liz Taylor hasta la recogida de la chica.

Una vez en casa, la silla tumbada se convertía en Babieca, la cuchara de madera en la espada Tizona, un delantal atado al cuello en capa, la tapa de la tinaja del agua en escudo y un enemigo invisible trataba de vencerte en una batalla que tenia perdida de antemano.

De repente te decían: ¡a cenar!
Y la magia del cine se cambiaba por el sabor de una sopita caliente y otras viandas, mientras iban dando las noticias del parte en RNE. 

Te leías o veias los "santos" del TBO comprado en el "Chofer",al lado de la puerta del horno de la cocina y a la cama con tu "esquíjama" y la botella de agua caliente.

Y terminaba el domingo con el rezo de las cuatro esquinitas, un beso a tus padres y un "hasta mañana si Dios quiere", se apaga la luz y a dormir con tu hermano...........¡Oye Pedro! ¿como era el chiste ese de pintalo de verde? .....ja...ja...ja...   ja...ja...ja.
























































entrada
para
 viajar al 09/04/2006



 

ecoestadistica.com